Accede ya a la plataforma que ha ayudado a +600 alumnos a aprobar empresa y costes



Cómo conseguir resultados excelentes

Publicado por German Abou en

La forma en la que afrontamos una situación puede ser totalmente distinta aun siendo la misma situación o problema. Por qué? La clave está en cómo nos sentimos
Si nos dan una buena noticia, por ejemplo, podremos resolver la situación de una forma mucho más sencilla que si nos encontramos mal o nos acaban de dar un palo.
Muchas personas piensan erróneamente que las emociones les suceden. Las emociones son en realidad el producto de tu estado mental-emocional-fisiológico, que está determinado por la forma en que colocas tu cuerpo (tu fisiología) y en qué eliges concentrarte. Esta es la base del método de cambio de estado de Tony Robbins. Aprender a controlar tu enfoque y fisiología te permite administrar tu estado, lo que te permite sentir las emociones que desees, cuando lo desees.

Dado que tus emociones impactan tus acciones, controlar tu estado emocional te permite promover los comportamientos que deseas mantener para mejorar tus resultados. Por ejemplo, mantenerte con alegría y energía te llevará a estudiar mucho más tiempo que si te mantienes apagado, negativo o con pereza.

Para aprender a controlar nuestros estados mentales, emocionales y fisiológicos, debemos explorar nuetra fisiología (postura, expresiones faciales, respiración y gestos) y las cosas en las que te enfocas.

La mayoría de las personas desarrollan patrones fisiológicos y mentales que constantemente producen los mismos estados. Por ejemplo, si tienes la costumbre de agachar la cabeza y pensar en tus fracasos, habitualmente te sentirás desanimado y deprimido; y cuanto más repetimos una acción, más reforzamos este hábito por lo que las vías neuronales para estas posturas, pensamientos y emociones se vuelven muy transitadas, reforzando los patrones.

Desarrollar estos patrones crea dos consecuencias:
  • Solo experimentas un puñado de emociones en tu vida cotidiana, lo que significa que te pierdes un amplio espectro de experiencias emocionales.
  • Si los patrones te quitan el poder, estás habitualmente en estados negativos.

Exploremos ahora cómo subir tu estado de ánimo para conseguir resultados excelentes:

 

#1: Cambia tu cuerpo

Mucha gente piensa que si estás perezoso es porque lo eres, o te has levantado así. Y no. La pereza viene de un mal estado corporal. ¿Cómo no vas a sentir pereza si estás tirado en la cama? Cómo prentendes conseguir resultados excelentes cuando estás con los hombros caídos, la mirada baja, reclinado sobre la mesa, de brazos cruzados?

La próxima vez que sientas extrema pereza, obligate a levantarte, moverte un poco, estirar. Tu estado ánimico y tu fuerza de voluntad cambia radicalmente en un instante.

Por otra parte, desarrolla patrones de estados físicos y movimientos que apoyen un estado emocional feliz, poderoso y fuerte. Por ejemplo, si estás de pie y respiras profundamente, te sentirás más seguro que si tiene los hombros caídos y la mirada hacia abajo.

 

#2: Cambia tu enfoque

«Tanto si crees que puedes como si no, tienes razón».

- Henry Ford

Además de adoptar patrones físicos fortalecedores, acostúmbrate a concentrarte en los aspectos positivos de tus experiencias. Tu enfoque dicta cómo ves la realidad: cualquier cosa en la que elijas enfocarte determina cómo experimentas las cosas y qué sientes. Por lo tanto, si te enfocas en cosas negativas, como recuerdos tristes o problemas futuros, también te sentirás negativo. Pero, si te concentras en las cosas positivas, como los recuerdos felices o las cosas buenas de tu situación actual, te sentirás positivo.

Piensa en tu enfoque como el objetivo de una cámara y en la realidad como una fiesta: tu cámara solo puede capturar una pequeña parte de la escena completa. Si la cámara enfoca a una pareja discutiendo en la fiesta, da la impresión de que la fiesta está llena de conflictos, pero si enfocas a un grupo de amigos bailando y riendo, parece que la fiesta es divertida y animada.

Tu enfoque también afecta a tu capacidad para superar los desafíos. Cuando te enfocas en el resultado que deseas, avanzarás hacia él y aumentarás tus posibilidades de alcanzarlo.

¿Cómo redigir el enfoque de forma rápida y efectiva?

La mejor forma es a través del lenguaje, específicamente, las preguntas que te haces a ti mismo. Esto es muy dificil; por qué tengo que hacer esto? No puedo hacerlo; esto no es para mi; quién me creo? O buscar los muchos porqué no se puede hacer.

¿Cómo crees que serán los resultados que saques si te dices eso, y te planteas esas preguntas?

Cambia el marco de tus pensamientos con alguna de estas preguntas más potenciadoras:

- Por qué puedo conseguirlo?

- Cómo podría ser hecho? Cómo podría convertirlo en algo fácil, divertido, emocionante?

- Por qué estoy haciendo esto? Qué motivos me llevaron a ello?

- Que estoy dando por sentado hoy por lo que puedo estar altamente agradecido hoy? No se puede estar enfadado, con miedo o preocupado y agradecido a la vez. Elige esto segundo:)

Y no lo veas como algo difícil de hacer. Pensar no es más que un hecho de preguntas y respuestas todo el rato, lo que pasa que la mayoría de ellas son inconscientes. Ahora simplemente hacemos un esfuerzo consciente para redirigir nuestro pensamiento hacia donde nosotros queremos. Como dice Don Draper en Mad Men "If you don't like whats being said change the conversation".


Ahora que conoces los efectos positivos de cambiar tu enfoque y tu fisiología, no hay motivo por lo que no puedas hacerlo. En 5 minutos puedes pasar de holgazán que no hará nada a una persona productiva, con hambre y ganas que consigue lo que se propone.